Posts etiquetados ‘educación’

Siempre he sido de natural confiada. Siempre he creído a pies juntillas en las matemáticas. ¿Y por qué desconfiar?  “Las matemáticas son una ciencia exacta” me decía Don Manolo, un profesor que nos arreaba un par de capones a los alumnos que nos despistábamos cada vez que aquel profesor -de aire autoritario- se encendía un cigarrillo en clase, porque en los años 80 en las aulas se podía fumar.  Pero estos días un nosequé se ha apoderado de mí y desconfío de cada número que leo. Desconfío de las sumas, de las restas, de las multiplicaciones y de las divisiones. A las raíces cuadradas ni me remito porque a estas alturas creo que ya he olvidado hasta para qué sirven. En fin. El caso, y vamos al grano, es que hoy he salido a comprobar mi recién estrenada integral desconfianza en las cifras. ¿Por qué? Porque no me fío. Me dicen que salimos de la recesión porque el crecimiento económico ha subido una décima. No me fío. Me cuentan la crisis se ha acabado aunque el PIB haya bajado un 12% desde que comenzaron las vacas flacas. No me fío. Me aseguran que es motivo de orgullo y satisfacción que el paro haya bajado en 72.800 personas, pero no me cuentan cuántas de esas 72.800 personas se han borrado de la lista del INEM o qué número ha salido corriendo a buscar trabajo fuera de España. No me fío. Siempre he sido de natural optimista pero qué queréis que os diga, no me fío.

Mis padres no pudieron pensar qué colegio era mejor para educar a sus tres hijos, ya tenían bastante con conseguir dinero para vivir, así que primero me llevaron a un colegio de monjas. Razón: estaba al lado de casa. Cuando mi hermano alcanzó la edad escolar, llegó el colegio privado. Razón: “los niños tienen que ir juntos a la escuela”, decía mi madre (las monjas sólo admitían a niñas). La razón número uno había dejado de importar porque el nuevo colegio estaba lejos de casa.  Pero entonces llegó la razón número tres: el colegio estaba subvencionado por la fábrica en la que trabajaba mi padre e íbamos en un autobús comunitario y gratuito para los hijos de los trabajadores. Sobraban las razones. Cuando la subvención de la fábrica se esfumó, llegó el colegio público. Razones:  sin razones.  En esta escuela acabé la EGB y , durante cinco años, tuve la suerte de convivir con estudiantes de toda clase social, había niños que vivían en chabolas, otros que lucían cocodrilos en las camisetas de pico y otros cuyos padres no podían pagar el bocadillo del recreo o vendían chatarra a la salida de clase.

Y mis padres que no pudieron pensar qué colegio era mejor, me enseñaron con tanto cambio, y quizá sin proponérselo,  que educar no es segregar a niños y a niñas en distintas aulas, que aprender religión no es rezar el rosario sino saber qué es el Budismo, el Judaísmo o el Islám, que enseñar no es memorizar sino formar en la reflexión, que la calidad de la educación no es el resultado de un examen o que escribir bien no es hacer una buena caligrafía sino aprender a argumentar, a expresar o formular ideas.  Que la educación es un derecho de todos, y que en ese todos puede haber muchos que no tengan dinero para el bocadillo. Y sobre todo me enseñaron el valor de la suma: muchos es más que uno. Razonamiento matemático que me lleva a pensar que uno no puede decidir cuál es el futuro de una Ley de la que dependen 40 millones de futuros.

Por eso hoy he sacado la calculadora para salir a la calle y contar cuántas personas había en la manifestación contra la reforma educativa que ha recorrido las calles del centro de Madrid. Sigo sin fiarme. Estas son mis cuentas:  130.000 padres, 151.249 madres, 1.200  niñas, 1.624 niños, 14.432 abuelas, 15.237 abuelos, 24.000 jubilados, 90.010 adolescentes, 67.865 jóvenes,  24.987 universitarios, 67.000 profesores y 76.234 maestras. He restado a un grupo de 23 turistas japoneses que hacían fotos a la Cibeles, a tres señores que paseaban a sus perros, a dos hombres vestidos de negro que pasaban por allí,  a dos chicas que se habían equivocado en la parada de autobús y  a una señora que iba a comprar el pan para cenar.

A estas alturas ya sé que mis cuentas no cuadrarán con ninguna otra. Sé que las matemáticas son una ciencia exacta, sí, y que se pueden hacer distintas operaciones para conseguir los mismos resultados o que podemos conseguir distintos resultados con una misma operación. Lío. También sé que no es lo mismo leer de derecha a izquierda que de izquierda a derecha. Sé que los malos humos y los capones de Don Manolo sólo conseguían dividir la clase en buenos y malos sin criterio pedagógico. Sé, porque los he conocido, que hay extraordinarios profesores que multiplican por 1.000 las ganas de aprender de sus alumnos.  Y todo lo aprendí en la escuela. Mis padres no pudieron pensar pero a mí sí me enseñaron a hacerlo. Ahora sé que  educar es sumar para que no haya restas en el futuro. Que hay que Wert para creer. ¡Tanta operación para llegar aquí! Estoy exhausta. Yo me sumo.

Anuncios