Silvia
Sánchez

Periodista, reportera y presentadora. Directora del programa Comando Actualidad de Televisión Española. Colaboradora de Radio Nacional con España mínima, una mirada positiva al rural en el programa Gente Despierta.

España mínima

Piedad Isla en su moto, 1962. Fundación Piedad Isla & Juan Torres. Estreno el año comprometida a traer cada semana a este rincón (que tengo un poco abandonado) el sonido de grandes historias de la España pequeña, la rural, esa que abraza en nuestro país a algo más de 8.000 pueblos y a sus menguantes…

¡Sigue leyendo!

Ladrones invisibles

Entró en comisaría con el casco pegado a la frente, con las piernas apretadas en mallas color chillón, la tensión en las manos al sacar los guantes. Entró en comisaría acompañando a un hombre mucho mayor que él. Subió las escaleras rápido, guiando a la víctima. Llamó a la puerta de la inspectora de policía…

¡Sigue leyendo!

Amelia

Vive entre montañas, en un pueblo de Gipuzkoa que es un fondo de saco, no hay más allá: el mismo camino de entrada que de salida. Amelia nos espera en el mirador de la localidad, las nubes y la niebla se deshacen al fondo. Amelia es una superviviente de trata y de violencia sexual, aunque…

¡Sigue leyendo!

Hace mucho

  Hoy me acordé de cómo era el mundo cuando el mundo era otro. Hace mucho, al menos, una semana. Todos los extranjeros aterrizaban en la calle en la que vivo, una arteria detrás de la Gran Vía, en el epicentro de Madrid. Los locales, en su mayoría bares, vomitaban gente de noche y de…

¡Sigue leyendo!

La mariposa monarca

La ventana enmarca la foto: Isabel sentada en el sillón naranja, bajo la montaña. Al fondo, una torre; a la izquierda, un campanario; sobre las casas, chimeneas sin humo. Es abril. A la derecha del sillón naranja, en el suelo, la bolsa que nutre al ganchillo: pelotas rojas de algodón, pelotas verdes de lana, pelotas…

¡Sigue leyendo!

La contorna y la rapaza

Acelera, agarra el volante y sus pulseras de cuero giran en la misma dirección que la curva. Hay casas de piedra, algunas en pie. Las calles están desiertas y llenas de polvo. El termómetro roza los cinco grados, es marzo, no hay humo en las chimeneas. Desde el asiento de copiloto observo al cura que…

¡Sigue leyendo!

Antonio

Es noviembre. Todavía. Es noviembre y estoy en casa. Son las cuatro de la tarde, y es nueve de noviembre, y pienso. Pienso en lo que voy a decir este nueve de noviembre, día en el que Donald Trump ha sido elegido presidente de los Estados Unidos. Presidente electo. Pienso en la palabra electo. Pienso…

¡Sigue leyendo!

Trashumantes

Era la última vez, su último viaje. Se lo había prometido. Ésta sería la ocasión en la que por fin haría lo que cada año, uno tras otro, pensaba. Una y no más, no había vuelta atrás. Al mirar el color de los pastos, sentía calor. Al pisarlos, crujían bajo las botas, clavaban su aguijón…

¡Sigue leyendo!

A 700 metros bajo tierra.

El pozo Sotón cerró en diciembre de 2014, ahora sirve de auxiliar a la extracción de carbón en el pozo María Luisa.La noche antes de bajar a la mina el sueño se ahuyentó. La cabeza se desbocó. A esas horas en las que la mente oscurece la claridad, basta con que abras una ventana a…

¡Sigue leyendo!

¿Sobran las palabras?

El pastor de Espierba que habla belsetán.La nevada del año ha caído en Espierba. El termómetro duerme bajo el bajo cero. La montaña hiberna asomada al sol. El ruido no circula. El silencio patina. Son las diez de la mañana,  Ángel Luis desciende por la única calle asfaltada y libre de nieve.  Aparece sonriente al…

¡Sigue leyendo!

Petardos

La otra noche, cuando volvía a casa con mi hija después de la cena de Nochevieja, un hombre vestido de fiesta y entrado en los cuarenta, explotó un petardo frente a nuestro portal. El estruendo disparó la alarma de una tienda y de un coche aparcado al otro lado de la acera.  Mi hija, asustada,…

¡Sigue leyendo!

Todo sobre mi barrio

Con su prostitución a la puerta de casa, sus yonkis ochenteros y sus navajas-jeringa en el portal, mi barrio ha sido, lo que se dice, un barrio ejemplar. Situado en la trasera de la Gran Vía de Madrid, con casi igual número de iglesias que de bares, Malasaña siempre ha hecho honor a su nombre.…

¡Sigue leyendo!

La soledad de las cosas

La Sole solía decir que su nombre había inspirado multitud de poesías, miles de cuentos y cientos de telenovelas de final infeliz. La Sole, una mujer entrada en años y en carnes a quien conocí remangándose  antes de trabajar la masa de pan, solía ponerse en jarras al explicar que su mejor compañía era su…

¡Sigue leyendo!

Historia de un baile

Traigo una historia, un cuento. Y estoy en franca desventaja con quien me inspira porque esa persona me ha enseñado muchas cosas y tiene muchas más historias que contar. Yo tengo mucho tiempo qure recuperar, ponerme al día y compensar sus enseñanzas. Dicen que para contar historias no hay que ser buen escribiente sino mejor…

¡Sigue leyendo!

Confieso que he picado.

Cuando el deseo de callar es más grande que la necesidad de contar, hay desequilibrios en suspense o equilibrios en claro suspenso. Y claro, el suspenso pica. Pica de rascar. Y si rascas, pica más. Las palabras que hoy me pican y que pico  para contar son las que he encontrado bajo el picajoso sol…

¡Sigue leyendo!

Juan, Pepe, Óscar y otros chicos del montón.

Un periodista sin historia no es nadie. Un periodista sin resaca, tampoco. Lo dicen los manuales prácticos sobre periodismo. En mi manual, hoy, tenía pensado contar que el cortometraje Aquel no era yo se había llevado el Óscar. La noticia llenaría diarios, portadas, correría como la pólvora por los periódicos digitales, por los teléfonos móviles. El Ministerio…

¡Sigue leyendo!

Víctor, el niño que llegó del frío.

Begoña se puso de parto una tarde en la que el frío lo cambió todo. Fue en Vallecas, hace un año. En su vientre, Víctor, su primer hijo. En el hospital, huelga sanitaria. El bebé empuja en el interior de la madre mientras los recortes empujan al mínimo el cuadrante de médicos y enfermeras. Es…

¡Sigue leyendo!

Melilla, y más allá.

Melilla es un cruasán de doce kilómetros cuadrados, media luna de tierra apretada, de este lado, por las olas del mediterráneo, del otro, empujada por la presión fronteriza del continente al que pertenece. A Melilla llegan cada día desde el Rif una legión de 30.000 marroquíes. Hombres y mujeres que se aplastan en la frontera,…

¡Sigue leyendo!

De chapas y potes

Entre esta imagen y la marea que llevó a Galicia a las portadas de todos los periódicos, por una de las mayores catástrofes medioambientales del planeta, han pasado once años y un día.  No es lo que parece, pero sigue siendo lo que fue. Esta imagen habla de las 4000 mujeres gallegas, más de la mitad…

¡Sigue leyendo!

Marrónoscurocasicaca

Lo mire por donde lo mire, no veo más que ventajas en la huelga indefinida de recogida de basuras. Siempre he sido muy perezosa a la hora de decidir qué bolsa escoger para echar desperdicios. Así que he empezado a ahorrar tiempo y dinero. Llevo con la misma bolsa casi siete días, está a rebosar,…

¡Sigue leyendo!

¡Hay que Wert para creer!

Siempre he sido de natural confiada. Siempre he creído a pies juntillas en las matemáticas. ¿Y por qué desconfiar?  «Las matemáticas son una ciencia exacta» me decía Don Manolo, un profesor que nos arreaba un par de capones a los alumnos que nos despistábamos cada vez que aquel profesor -de aire autoritario- se encendía un…

¡Sigue leyendo!

Un asunto muy sirio.

Viajé a Siria a finales de 2010. Tan sólo unos meses antes de que un grupo de adolescentes escribiera en el muro de Daara “El pueblo quiere la caída del régimen”. Era marzo de 2011 cuando aquella pintada, imitación de las primaveras árabes de los países vecinos, cambiaba para siempre la historia de un país…

¡Sigue leyendo!

Atracón de histeria

Mario se mira en el espejo, se atusa el pelo y sonríe; plancha su camisa con las manos. Hugo le espera  en la habitación de al lado, dando el último sorbo a su penúltimo café. Café negro. Mario y Hugo. Hugo y Mario. Comparten habitación y hotel. Frente a su puerta hacen cola 45 periodistas.…

¡Sigue leyendo!

Aborto olímpico

Vivo en el centro de Madrid y sufro a veces, con verdadera desgana, la transformación que transforma la Gran Vía y sus arterias colindantes las tardes y noches de los fines de semana. Soy más de acercarme a la Gran Calle madrileña a comprar el pan cualquier día laborable -y por la mañana-. Me gusta…

¡Sigue leyendo!