Callao Coronavirus

Plaza de Callao, Madrid. 22/03/2020 Foto: Silvia Sánchez

Hoy me acordé de cómo era el mundo cuando el mundo era otro. Hace mucho, al menos, una semana. Todos los extranjeros aterrizaban en la calle en la que vivo, una arteria detrás de la Gran Vía, en el epicentro de Madrid. Los locales, en su mayoría bares, vomitaban gente de noche y de día. Los perros esparcían su orín por todas las esquinas. Salir a comprar el pan era entrar en un videojuego en el que sorteaba decenas de fantasmas hasta llegar a la panadería. Los niños en patinete atropellaban a los vagabundos. Decenas de modernos presumían de portátil en los cafés. El olor a marihuana se mezclaba con los gases de los tubos de escape. El cielo rebosaba de ruido y contaminación, nutriendo de polvo cada alféizar, barnizando los cristales de hollín, cubriendo de negro todas las ventanas. No había margaritas en los balcones. Entonces, yo hubiera querido morirme porque no se podía aguantar tanta vida.

Hoy recordé cuando éramos otros. Antes de que el miedo pulverizara las mascarillas de las farmacias, llenara de papel higiénico las despensas, vaciara de latas los estantes del supermercado. Antes de que el ejercito saltara a la calle, de que la enfermedad colapsara los hospitales, de que se impusiera la regla del metro en la conversación. Antes de que el palacio de hielo se llenara de cadáveres. Antes de que los ancianos convivieran con ancianos difuntos en las residencias. Antes de que las familias no pudieran decir adiós a sus muertos. Antes de que el mundo se aislara del mundo.

Ahora, barro y escucho la radio imparable. Pongo la lavadora y actualizo la última hora en el ordenador. Friego mientras conecto con el discurso del presidente del gobierno. Troceo las judías verdes y consulto el noticiero en internet. Ordeno la alacena y grabo en vídeo los aplausos de los vecinos. Limpio la nevera y miro la televisión. No sé qué será para ustedes su profesión, pero para mí ser periodista es lidiar con la necesidad imperiosa y permanente de contar lo que nos pasa. Y lo que, por ejemplo, me pasa mientras escribo esto, es que no puedo ni podré contar nada nuevo. La epidemia suspendió mi trabajo y solo llegaré a contarles el desasosiego que me asalta. Y barro. Y pongo la lavadora. Y limpio la nevera. Y ordeno el armario. Y paso la aspiradora. Y me escapo a comprar el pan. Y me convierto en una ladrona que se esconde de nadie en las calles vacías e insólitas del centro de Madrid. Y cuento uno, dos, tres, cuatro vecinos y un perro haciendo cola frente al supermercado manteniendo las nuevas distancias de seguridad. Y doblo la esquina y me sorprende el inaudito canto de los pájaros en las calles del barrio. Y entro en la galería comercial de tenderos enfundados en guantes y mascarillas. Y se me suspendió la realidad. Y compro mandarinas. Y lejía. Y puerros. Y cebollas. Y lentejas. Y regreso al arresto domiciliario. Y subo los cien escalones que separan la calle de mi apartamento. Y cada escalón es una tabla de ejercicios. Y así evito el cubículo infecto del ascensor. Y entro en casa. Y me lavo las manos. Y paso la aspiradora. Y barro. Y pelo unas zanahorias. Y me impongo una línea de seguridad que me mantenga a salvo de mí misma. Y conecto la radio. Y me acuerdo de las palabras de la escritora Leila Guerriero que dicen: “Dejar atrás es, ahora, la forma de ganarlo todo. Regresar, la única forma de seguir adelante”. Quiero contarles cómo era el mundo cuando el mundo era otro. Hace mucho, al menos, una semana. Por eso escribo.

Calle del Carmen Coronavirus

Calle Preciados, Madrid. 22/03/2020 Foto: Silvia Sánchez

comentarios
  1. rosamontesa dice:

    Así es, el mundo era otro hace solamente una semana.

  2. Ventura dice:

    Hola Silvia. Tu artículo plasma las sensaciones que sentimos todos y no sabemos expresar tan bien como lo haces tú. Mi reflexión sobre el Covid-19: En el año 2020 estaban planificadas cuatro misiones al planeta Marte. Japón iba a sacar músculo con su tren bala a 320 Km/hora en los Juegos Olímpicos de Tokio y con la puesta en funcionamiento de su detector de neutrinos. En el 2020 íbamos a ser capaces de reconstruir artificialmente el genoma de la levadura del pan y de crear órganos sintéticos… pero ha llegado un humilde y diminuto pangolín (u otra especie parecida … los científicos aún no son concluyentes al respecto) y nos ha enclaustrado a toda la humanidad en casa sin que nadie sepa hasta cuándo, con qué coste en vidas humanas, ni el alcance de las consecuencias. La solución al Covid-19 vendrá una vez más de la Ciencia pero los objetivos y retos de los científicos deberían ser marcados por humanistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s